Los jugadores que tengan en su hogar un Kinect y estén interesados en el Xbox One S, deberán saber que la nueva versión de la consola no tendrá un puerto para poder utilizar el periférico.

“Con la intención de hacer Xbox One S lo más compacta posible y hacer todas sus actualizaciones, hemos decidido eliminar el puerto dedica a Kinect en la parte de atrás,” comentó Matt Lapsen, gerente general de marketing de Xbox.

Sin embargo, la consola tendrá soporte para Kinect, muchos podemos recordar que venía en todos los paquetes de Xbox One al inicio de la generación. Para utilizar Kinect tendrás que conectarlo a uno de los 2 puertos USB con un adaptador.

Una de las ventajas es que las personas que ya posean un Xbox One con Kinect podrán solicitar a Microsoft un adaptador gratuito, cuando regularmente tiene su precio es $49.99 dólares. Para los que sean elegibles para el adaptador gratuito tendrán que solicitarlo en este sitio web.

No te pierdas nuestra cobertura de E3 2016.

¿Qué opinas sobre la noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.